Para subir cien pisos sólo da un paso, y uno, y uno…

Una canción no se hace en un solo día, sino que hay que componerle la letra, revisar que esté bien redactada, que no tenga incorrecciones idiomáticas o de tesis y que exprese un mensaje completo. Luego hay que hacerle la música, los arreglos para cada instrumento, buscar dichos instrumentos e instrumentistas y grabar y editar. Después hay que saber cómo se va a interpretar dicha canción, cuál tipo de voz le irá mejor y cómo se va a mezclar con la pista musical. Y finalmente, para cerrar todo el proceso, se debe masterizar.

Un libro no se escribe en un solo día, requiere trabajo de investigación, días y días de escritura, revisión de lo que se ha escrito, correcciones de estilo y de fondo, asesorías, y finalmente, la elaboración del manuscrito que irá a los talleres de impresión.

Una buena comida no se hace de improviso, requiere de conseguirse cada uno de los ingredientes, prepararlos por separado, saber en qué momento se mezclan, cuánto tiempo se cocinan, cómo se aderezan, cómo se acompañan y cómo se sirven.

Una casa no se construye en un día, requiere de un diseño, de la aprobación de los planos por parte del gobierno, de la preparación del terreno, de conseguir los materiales, el personal que hará la construcción y de asegurarse que se están cuidando los detalles más mínimos como son la instalación de las redes hidráulicas, eléctricas, de gas y otras.

Todo lo que se quiera emprender en la vida requiere de un trabajo de planeación, de asesoría, de organización y de ejercicio constante.

Son millones y millones las ideas maravillosas que se han ido a la tumba con sus creadores simplemente porque nacieron en un arrebato de emoción y a los pocos días fueron abandonadas en otro arrebato de emoción.

No es el entusiasmarse y decir voy a hacer esto, y esto, y esto, lo que logra la concreción de grandes ideas. Es el trabajo constante y dedicado. Es la decisión de dar pequeños pasos, pero dándolos cada día, sin abandonar el proyecto. Si quieres subir un edificio de cien pisos no te afanes por querer lograrlo dando saltos de a cinco pisos, basta con que des sólo un paso, y uno, y uno, y uno, y continúa así, hasta que llegues al cien.

El problema con mucha gente es que se desanima y abandona estupendas empresas sólo porque no lograron grandes resultados en poco tiempo. Se les olvida que los enormes leones alguna vez fueron pequeños cachorritos.

¿Quieres hacer una carrera universitaria? Comienza simplemente por reclamar el formulario de inscripción, eso es todo. Mañana harás otra parte, y luego otra, y ya verás lo que pasa en cinco años.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Se busca ladrona. Buena recompensa.

(1 Pedro 3:1-7).

La agrupación Mocedades hizo muy popular la canción “Amor de hombre” que en uno de sus apartes dice: “Ay, amor de hombre, que estás haciéndome llorar una vez más, sombra lunar que me hiela la piel al pasar, que se enreda en mis dedos, me abrasa en su brisa, me llena de miedo. Ay, amor de hombre, que estás llegando y ya te vas, una vez más…”.

Y es que le cuesta a la mujer entender, que aquel que cautivó con sus encantos, se puede un día perder. Porque el varón en cautiverio hasta se puede reproducir, pero sin abandonar la idea de poder huir. Si tan sólo ella conservara el encanto para retener, pudiera hasta dejarle la puerta abierta que él de su hembra no se querrá perder. Y para entender un poco la naturaleza viril he aquí un anuncio que el periódico no va a escribir:

“Se necesita una ladrona, una mujer que venga y me robe el corazón.

Una mujer que con la mirada me diga héroe en lugar de que no valgo nada.

Una mujer que no sólo me hable de labiales y flores, sino que también comente de jugadas y goles.

Una mujer que me escuche atenta y no sólo pregunte si conseguí lo de la renta.

Una mujer que no me compare con tipazos del mundo, sino que me vea como el galán de su mundo.

Una mujer que a mi sistema reproductivo le preste atención y sepa que cada tercer día estoy  listo para la acción.

Una mujer que ante familiares y amigos jamás me desvalorice sino que como a un príncipe siempre me cotice.

Una mujer que me dé el sí y conmigo se case y haga de nuestro hogar su única base.

Una mujer que no arruine con indiferencias el lecho nupcial, sino que se entregue y disfrute el romance conyugal.

Una mujer con la que hijos pueda procrear sabiendo que será buena madre y no los va a descuidar.

Una mujer que se esfuerce por una linda casa mostrar y que no la adorne con celos y peleas porque la va a arruinar.

Una mujer que ahorre, cuide y la economía esté viendo, para así de los cobradores no estarse escondiendo.

Una mujer que no descuide ni su salud ni arreglo personal para que uno nunca se avergüence cuando la tenga que presentar.

Una mujer que sea mi cuidadora, mi ovejita, mi amiga, mi confidente, mi admiradora, la madre de mis hijos, mi novia y amante, que yo le prometo ante Dios que seré su varón fiel y constante.

Y que aunque esté grande y con mostachón, sólo suyo será mi corazón.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Se busca ladrón. Buena recompensa.

(Efesios 5:21-33).

El vocalista Emilio José hizo muy popular una balada que decía: “ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio, contigo porque me matas y sin ti porque me muero”. Y este estribillo pudiera ser el de muchos caballeros frustrados que no logran entender a sus esposas, pero la verdad es que ni ellas se logran entender a sí mismas.

Fue por ello que Dios en su infinita sabiduría jamás pidió que las descifraran, sino que las amaran, puesto que Él jamás pide cosas imposibles de cumplir. Pero como para tener aunque sea una vaga idea de cuáles son las necesidades básicas de una mujer, he aquí un clasificado que por supuesto nunca saldrá en los avisos del periódico de tu ciudad:

“Se necesita un ladrón, un hombre que venga y me robe el corazón.

Un hombre que se mire en mis ojos y me haga sentir su princesa sin sonrojos.

Un hombre que no me hable de autos y motores sino del aroma de las flores.

Un hombre que me escuche atento y me haga preguntas sobre lo que le cuento.

Un hombre que no me vea como a una más del mundo, sino como la mujer que para él es todo su mundo.

Un hombre que pueda comprender mis continuos cambios hormonales y por ende mis variaciones humorales.

Un hombre que me pida que le cante, aunque sepa que desafine y el tono no levante.

Un hombre que solicite que con él me case y que haga de nuestro hogar su única base.

Un hombre que no me viole en el lecho nupcial, sino que me seduzca con romance para mi amor entregar.

Un hombre con el que se pueda hijos engendrar sabiendo que no los va a abandonar como si fuera semental.

Un hombre que se esfuerce en proveer para las necesidades de la casa y no que se conforme con una economía escasa.

Un hombre que no descuide su salud ni se le descuelgue la panza cuando en el almanaque vea como el tiempo avanza.

Un hombre que aunque me vea gorditos, canitas, venitas y arruguitas, todavía me acaricie con sus manos de macho y así juntos ponerle más leña al rancho.

Un hombre que sea como mi padre, mi pastor, mi proveedor, mi cuidador, mi amigo, mi confidente, el padre de mis hijos, mi novio y amante, que yo le prometo ante Dios que seré su ayuda idónea constante, eso sí, traviesa en la noche y santa cuando me levante”.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Amando sin decir amor.

(1 Juan 3:17-19).

Claro que es posible saludar sin decir la palabra saludo, bendecir sin decir la palabra bendición, alabar sin decir la palabra alabanza, sanar sin decir la palabra sanidad y amar sin decir la palabra amor. Muchas veces nos quedamos en la comodidad de verbalizar el concepto mas no en practicarlo y nos engañamos al pensar que estamos en lo correcto.

Si tú le dices a una persona: “saludo, oh sí, saludo, saludo”. Lo más probable es que se te corra pensando que eres peligroso, pues aunque le expresaste la palabra saludo realmente no se ha sentido saludada. En cambio, si le dices: “hola, que bueno verte, cómo estás”. En este caso sí la saludaste, aunque ni le mencionaste la palabra saludo.

Si le tomas la mano a una persona y le dices con tono sincero: “bendiciones, oh mi hermano, bendiciones”. No le estás bendiciendo realmente, sólo mencionándole la palabra bendición. Lo que debes hacer es declarar sobre su vida un favor especial de Dios, pues eso es lo que quiere decir bendecir, traducción en la Biblia de la palabra griega “eulogeo”, que es elogiar, bien decir, no maldecir, sino bien decir. De manera que si deseas bendecir por ejemplo a un hijo que sale de viaje, dile algo como: “que el Señor te lleve y te regrese con bien, que te guarde de todo mal y peligro y te permita disfrutar y aprovechar este viaje para que vuelvas feliz”.

Si en un aeropuerto abordas a un famoso deportista y le dices: “te alabo, te alabo, oh, sí, sí, te alabo”. Lo más probable es que lo asustes y llame a la policía para que te retire. En cambio, si te le acercas y le dices: “Disculpa te tomo un minuto, sólo quería expresarte mi admiración por el gran trabajo que has hecho este año, de verdad que has dejado muy en alto los colores de nuestra bandera y eres el justo ganador de todos tus trofeos. Felicitaciones”. Con toda seguridad que dicho personaje se sentirá alabado y agradecido por tu admiración.

Lo mismo sucede con algunos cristianos que quieren alabar a Dios. En lugar de expresarle el porqué le alaban, lo que hacen es repetirle la palabra varias veces. Y acontece también con algunas canciones dirigidas a Dios y que carecen de contenido. Es probable que en algún hospital puedas ver a un equipo de médicos sanando a un enfermo sin necesidad de sacudirlo por los hombros y gritarle: “sanidad, sanidad, oh sí, sanidad”. Y en cuanto al amor el apóstol Juan no enseña en su primera epístola a no ser tan retóricos y volvernos más prácticos. El amor al cual nos llama Dios no es el se queda en solas palabras, o en el nivel místico, donde le agarramos la mano a alguien y luego le abrazamos mientras le susurramos: “Oh, sí, mi hermano, te amo, te amo, el Señor sabe que estás muy dentro de mi corazón”.

Tampoco el amor que se queda en lo sentimental y nos emociona hasta erizarnos. Dios nos pide que vayamos al siguiente nivel, al amor práctico, al amor que se demuestra con hechos y no sólo con gestos y palabras. El amor que se interesa por las necesidades materiales y espirituales del otro. El que nos hace preguntar y sacar la billetera para servir.

El amor que le tiene paciencia a los demás, que los apoya en sus luchas,  que los consuela, que los anima, que los acompaña y ora por ellos. Ese es el amor que debemos dar, y que, la verdad sea dicha, también necesitamos nosotros.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

No abandones la escuela, más bien renueva tú matrícula.

(Juan 8:31).

Así como no puede haber un padre sino existe un hijo, tampoco puede haber un maestro sino existe un alumno. Y cuando en la Biblia a Jesucristo se le llama Rabino, que quiere decir maestro, es porque cuenta con un grupo de alumnos a los cuales les da cátedra, motivo por el cual a sus apóstoles se les denomina con mucha frecuencia en el texto sagrado como discípulos, que no es otra cosa que aprendices o educandos.

Jesucristo fue todo un profesor y aún lo sigue siendo, sólo que ahora no dicta su cátedra estando presente en carne y hueso, como hace dos mil años en Israel, sino a través del Espíritu Santo y en todo el globo terráqueo. Y lo hace impartiendo sus lecciones y su vida espiritual a todos aquellos que le han rendido sus vidas y se han matriculado con Él.

Aunque la palabra creyente es usada en varias ocasiones en el Nuevo Testamento como sinónimo de seguidor de Cristo, en Juan 8:31 Jesús nos hace ver que a pesar de que mucha gente cree en Él, es necesario no quedarnos en ese nivel, sino pasar al siguiente, que es el de ser discípulo. Una paráfrasis del texto juanino sería así:

“Jesús entonces le dijo a los judíos que habían creído en Él, si permanecen en mi Palabra, en mi cátedra, en el conocimiento de mi doctrina y en la práctica diaria de mis enseñanzas, ya no serán simples creyentes, sino que avanzarán a ser mis discípulos, mis estudiantes.”

Jesucristo quiere que al comenzar este nuevo año lectivo renueves tu matrícula en su escuela y decidas ser su alumno, fiel en asistencia y dedicado al estudio. Él no quiere que seas simplemente un creyente que pasa por el frente de su centro educativo pero que no se atreve a entrar. O que te pares a la puerta de su aula de vez en cuando para escucharle y luego conversar con algunos de sus aprendices. O que le admires en la distancia y hasta lo recomiendes a Él como maestro, a su escuela y a su cátedra.

No, el rabino Jesucristo quiere continuar en ti y en mí la buena obra que un día empezó y está perfeccionando. Pero por favor, no abandones el proceso, no incurras en deserción escolar, más bien avanza al siguiente grado. En la vida cristiana debes ser constante en tu FORMACIÓN para que así Dios pueda continuar tu TRANSFORMACIÓN.

Pongámonos de rodillas cada mañana y pidámosle a Dios que a través del Espíritu Santo nos lleve a niveles más altos de conocimiento y vivencia espiritual. Dejemos que Él siga trabajando por nosotros, en nosotros y a través de nosotros. Ya no seamos simples creyentes, seamos discípulos fieles, sigamos aprendiendo a los pies del rabino Jesús.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si deseas ser mi amigo en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Las falsas acusaciones contra un mono.

(Salmo 100:3).

Estaban tres monos compartiendo sobre un cocotero cuando el más anciano de ellos dijo:

“¿Cómo les parece a ustedes? ¡Esto es indignante! ¿Cómo puede ocurrírsele pensar a alguien que la teoría del biólogo inglés Charles Darwin de que el hombre venga del mono tenga sentido? ¡Es inaudito! ¿Cuándo han visto ustedes a un mono abandonar a su esposa y dejarla tirada con todas sus crías por irse detrás de una mona más joven? ¿O cuándo han visto ustedes que una mona abandone a su bebé para que muera de hambre? ¿O alguna vez han oído que una mona deje a su bebé al cuidado de extraños?

¿Cuándo han visto a un mono trabajar duro toda una semana para luego despilfarrar su salario en un solo día, encerrado en un local, con música ensordecedora, luces mareantes, consumiendo licor e inyectándose droga que lo mata poco a poco?

Yo, en todos mis años de vida, jamás he visto a un mono desarrollando armas sofisticadas para matar a otros monos. Ni a alguien de mi especie que sea tan egoísta que construya una cerca alrededor de un cocotero para que otros no puedan comer de sus frutos. Nosotros no destruimos nuestro hábitat ni envenenamos el agua que no vamos a tomar.

Nunca veremos a un mono irse de fiesta con sus amigos, dizque a divertirse, y luego regresar a casa alcoholizado, desdichado y sin dinero, a golpear a sus crías y a su pareja. Los monos no somos tan perversos. Creo que si los hombres son animales que han evolucionado, definitivamente no lo han hecho de nosotros. Y eso queda demostrado primeramente por lo que les he dicho.

En segundo lugar, porque nunca van a encontrar el tal eslabón perdido que demostraría que los humanos sí vienen del mono, sencillamente porque dicho eslabón no existe. Y en tercer lugar, porque jamás se ha visto a un mono convirtiéndose en hombre, aunque sí al contrario, a un hombre convertirse en mono al degenerarse físicamente”.

La sátira de esta fábula nos hace pensar en lo que enseña la Biblia sobre la creación de la humanidad. Dios formó al hombre del polvo de la tierra y luego le dio espíritu de vida para que fuera semejante a Él. A la mujer por su lado la hizo a partir del hombre, para que los dos fuesen complementarios. Pero al entrar el pecado en el mundo ambas creaciones comenzaron a degradarse moralmente.

Aunque ahora hay una muy buena noticia, y es que Jesucristo ha venido a rescatarnos de la esclavitud de ese pecado y a darnos vida eterna. Y si tú crees en esa buena noticia y le rindes tu vida a Jesucristo, Él te hará libre y te salvará de la condenación del pecado y de la influencia del pecado.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

¿Sabes cuándo comenzarás a ser feliz?

(Filipenses 4:4).

En algunas familias la muerte de un ser querido resulta ser un hecho trágico, hay gritos, llanto, lamentos, preguntas y reproches; pero en el caso del abuelo Isaac su partida a la eternidad fue muy diferente. La noche anterior estuvo viendo televisión, tomando té con galletas y conversando animadamente con sus hijos y nietos que se habían volcado a su casa sabiendo que en cualquier momento, según el médico, se daría el desenlace fatal.

A la mañana cuando su hija menor fue a despertarlo para el desayuno lo encontró rígido, pálido, sin signos vitales y con una sonrisa de oreja a oreja. Su rostro irradiaba tanta felicidad que su nieto Marcos fue por su cámara a la habitación y le tomó una foto. Durante las honras fúnebres en la iglesia local, Eduardo, el mayor de los cuatro hijos de don Isaac, relató a los concurrentes como fue la última velada con su padre.

“Ese día, después de la cena, mi hermano, mis dos hermanas, mis dos hijos y mis cuatro sobrinos estábamos alrededor de él, como si escucháramos a un filósofo de la antigüedad. Allí fue que nos contó cuándo empezó a ser feliz en la vida. Cuando era niño creía que la felicidad lo esperaría en la juventud, pero llegó a joven y ésta no apareció. Luego creyó que sería feliz cuando se graduara, pero no fue así. Concluyó entonces que la felicidad empezaría al casarse con mi mamá, pero sólo la pasó bien recién casado, porque como en todo hogar, después de la luna de miel los conflictos y complejos que hemos ocultado muy bien comienzan a aflorar uno por uno.

La conclusión entonces era clara, la felicidad llegaría con los hijos. Llegamos cuatro y ninguno la traía debajo del brazo. Tampoco llegó con los nietos, ni con la jubilación. Y aunque suene escandaloso decirlo en una iglesia, tampoco le llegó cuando se entregó con toda su alma al Señor Jesucristo. Fue entonces que una vez, durante un retiro espiritual, le confesó al pastor el por qué se sentía frustrado.

Con mucha vergüenza le dijo que había momentos en que le parecía que caminaba por el cielo, pero que esos sentimientos se desvanecían y le parecía que lo arrojaban al infierno. Que por eso su ilusión era esperar a llegar al cielo, para realmente ser feliz. El pastor entonces le precisó en pocas palabras, algo que fue determinante en su vida. Le aclaró cuándo es que realmente comienza la felicidad.

Y la verdad es que desde ese día, papá fue muy feliz. A grandes rasgos lo que el pastor le enseñó a mi padre fue que cuando Pablo le escribió a los Filipenses, les insistió en que se alegraran en el Señor siempre, siempre. Y luego le hizo ver que la felicidad no es un sentimiento, ni algo que pedimos en oración, sino que la felicidad es una decisión. Es una actitud frente a la vida. Uno debe decidir todos los días ser feliz. Aún en medio de las crisis es uno quien decide, espiritualmente, ser feliz en Cristo. Ese consejo de aquel pastor fue el que marcó la vida de mi padre. Y espero que hoy marque la de ustedes también”.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Amado, yo deseo que también prospere tu alma.

(3 Juan 1:2).

Y finalizando hoy con el saludo que el apóstol Juan le escribió a su amigo y hermano en la fe Gayo en una carta, lo tercero y último que le expresa en el versículo dos es que también está orando a Dios para que aparte de darle prosperidad material y buena salud le conceda la prosperidad del alma.

El vocablo griego PSUCHE, que se traduce como alma, puede interpretarse en el Nuevo Testamento de la Biblia de diversas formas de acuerdo al contexto: la vida natural del cuerpo; la parte inmaterial del ser humano; el hombre desencarnado; el asiento de la personalidad; el asiento de la voluntad; como pronombre personal; el individuo o la persona; una criatura animada sea humana o no; la vida interior de alguien en contraste con su vida exterior; y finalmente, como el asiento de la nueva vida, que es a lo que se refiere el autor de este versículo.

En otras palabras, Juan le dice a Gayo que así como su vida material va prosperando día tras día tanto en sus negocios como en su salud física, dicha prosperidad debe ser de igual tenor en su vida inmaterial. Y se está refiriendo a su vida interior, a la reciente vida que ahora tiene al haber nacido de nuevo como cristiano por la obra del Espíritu Santo, quien lo ha engendrado y le ha hecho hijo de Dios, hermano de Cristo y consubstancial con el Padre Celestial.

De manera que así como en la vida natural un bebé requiere cuidado y alimento para crecer, desarrollarse, madurar y ganar mayores habilidades cada día, de igual manera, en la vida sobrenatural, un cristiano requiere cuidado y alimento para que cada día crezca en conocimiento, fortaleza, estatura espiritual y habilidades que le permitan ser más eficaz en el trabajo que hace para Dios.

Un hijo de Dios no puede ser el mismo del año pasado, ni del mes pasado, ni de la semana pasada, y ni siquiera del día anterior; sino que cada vez debe ser mejor.

Un hijo de Dios debe crecer en fortaleza para vencer las debilidades del viejo hombre, debe tener más conocimiento espiritual, mayor comunión con Dios y más y mejores frutos de su trabajo.

Un hijo de Dios cada día deber ser menos él para que Dios sea más en él. O como diría Juan el Bautista: “es necesario que yo mengüe para que Cristo crezca en mí”.

En el cielo no habrá premios por antigüedad, sino por madurez, por ello debemos avanzar hacia la perfección, prosperando nuestra alma por encima de todo, pues la vida espiritual es eterna, en cambio la material, no.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Amado, yo deseo que tengas salud.

(3 Juan 1:2).

Continuando con la carta que el apóstol Juan le escribió a su amigo y hermano en la fe Gayo, lo segundo que le expresa por lo cual ora a Dios es para que tenga buena salud. La sanidad que Jesucristo vino a impartir a la tierra y todos los milagros de sanidad que siguen ocurriendo en su nombre son precisamente para devolverles a las personas la salud que han perdido.

Es mejor gozar de la bendición de la salud y no de la sanidad, porque para sanarse hay que enfermarse primero. En cambio, lo que Dios desea, es que no perdamos la salud. Es por eso que si alguien que se enfermó del corazón por malos hábitos alimenticios es sanado milagrosamente por Dios, ahora deberá conservar esa salud reprogramando su forma de nutrirse y de vivir para no recaer.

Básicamente hay siete consejos que te ayudarán a mantenerte saludable en la vida:

  1. Consume agua generosamente. Hay quienes le dan demasiada comida a su cuerpo cuando lo que realmente está padeciendo es una gran sed.
  2. Come inteligentemente, de acuerdo a tus necesidades y no de acuerdo a las costumbres culinarias del país o a las ofertas del mercado gastronómico.
  3. Haz ejercicio, no te oxides, la vida sedentaria enferma y mata aún al más fuerte.
  4. Descansa y duerme lo justo, tu cuerpo es como una máquina que se auto repara.
  5. Ten buena higiene con tu cuerpo, la ropa, la vivienda y utensilios de trabajo, pues la suciedad atrae las enfermedades. El vocablo griego que se ha traducido como salud en 3 Juan 2 es HUGIAINO, de donde viene la palabra higiene.
  6. Cuida la salud de tu mente, está comprobado que las personas que no perdonan, que viven llenas de rencores y que se enojan por todo, alteran el balance químico de sus cuerpos, bajan sus defensas y se hacen propensas a enfermarse.
  7. Cuida la salud de tu espíritu, cuando una persona tiene la paz de Dios en su vida puede procesar de mejor manera toda la toxicidad de un mundo corrompido.

El apóstol Pablo le dice a los Corintios en su primera epístola que el cuerpo que tenemos es santo, porque en él vive Dios en la persona del Espíritu Santo, por lo cual debemos cuidarlo y sustentarlo. Y también nos amonesta a no dejar que la carne, que es inmaterial y pecaminosa, use nuestro cuerpo, que es material y santo, para cosas dañinas, inmorales y destructivas. ¡Dios te ama mucho y te quiere saludable!

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Amado, yo deseo que seas prosperado en todo.

(3 Juan 1:2).

El apóstol Juan le escribió una carta a su amigo y hermano en la fe Gayo en la cual le saluda diciéndole que le ama y que desea que sea prosperado en todas las cosas, y que tenga salud, así como prospera su alma. Saludo que aunque era un formalismo de la época también expresa el verdadero deseo de un Dios de amor hacia su hijo amado.

Por ello en nuestra mente debe cambiarse el concepto de que el amor de Dios por mí es tan grande que su anhelo es que viva en la miseria, padeciendo necesidades, durmiendo en una porqueriza, vistiendo harapos, comiendo suciedades y oliendo a jaula de mono. ¿Y por qué alguien pensaría así? Por la herencia religiosa que nos legó la colonia española que durante 400 años nos hizo creer algo que todavía permanece en el inconsciente colectivo de millones de latinoamericanos, y es pensar que entre más suframos en este mundo más merecedores seremos del cielo.

Teología que es absurda y contraria a la voluntad de Dios, pues el cielo no se gana con sufrimientos; es más, ni siquiera se gana, sino que se recibe de gracia y por la fe. Los sufrimientos que un cristiano puede llegar a padecer se deben o a sus malas decisiones, o a persecuciones por motivos de su fe, o a terapias que Dios le da en momentos específicos de su vida para templar su carácter. Pero el vivir con el complejo de mártir no refleja para nada el verdadero deseo de nuestro amoroso Padre celestial, sino que por el contrario, lo acusa de sadismo.

Jesucristo nos enseñó que por muy malo que sea un hombre jamás le dará una piedra a un hijo que le pida un pan, o una serpiente cuando le haya solicitado un pescado. Y si la gente mala da cosas buenas a sus hijos, cuanto más Dios que es tan bueno no les dará lo mejor a sus hijos. El apóstol Pablo dice que si Dios fue capaz de entregar a su propio hijo Jesucristo por nosotros, cómo no nos dará junto con Él todas las cosas.

En el original griego de 3 Juan 1:2 lo que el autor expresa es que ora con el deseo vehemente de que su amigo sea próspero. Y para prosperidad usa el vocablo EUODO que viene de las raíces EU, bien, y HODOS, camino, lo cual nos habla de un camino de bienestar, de un proceso en  el que se dan sucesivas mejorías en las cosas materiales.

Y lo anterior viene como fruto del trabajo, de las buenas decisiones, del ahorro y de la fidelidad a Dios. No como el resultado intempestivo de un acto codicioso en el que le doy 100 dólares a Dios para que Él me devuelva 1000, como parecen sugerir algunos oradores. Es erróneo pensar que toda carencia material se deba a una maldición, o a un ataque diabólico, o a una pobre vida espiritual. Y también lo es el creer que para ser más santo hay que ser un miserable. Hay casos de personas de escasos recursos materiales pero muy ricas en fe. Y hay casos de personas de abundantes recursos materiales, pero muy pobres en fe.

De todas maneras el principio general es este: “Dios desea prosperarte materialmente”. No dice la Biblia que Dios hará multimillonarios a todos sus hijos, pero sí que los desea prósperos materialmente. ¿Y qué de la salud y la riqueza espiritual? Esos serán temas para los siguientes devocionales.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.