La Biblia en una rueda de prensa internacional.

(2 Timoteo 3:16-17).

Invitaron a la Biblia a una breve rueda de prensa internacional con estudiantes de periodismo de diferentes países y el primero en hacerle una pregunta fue el de Cuba:

-         ¡Cosa ma grande caballero! Dime una cosa, ¿por qué te llamas Biblia?

-         Porque en griego Biblia quiere decir los libros, es el plural de Biblion, que significa libro. Y me llamo Biblia porque yo soy una colección de libros.

-         ¡Órale! – dijo el mexicano – pues qué onda con tantos libros, ¿y cuántos son?

-         Somos 66 libros divididos en dos grupos, 39 en el Antiguo y 27 en el Nuevo

-         Oíste pues papá – intervino el colombiano – ¿cómo es eso de antiguo y nuevo?

-         El Antiguo Testamento o Antiguo Pacto o Antigua Sangre, son los 37 libros que se escribieron antes de Jesucristo. Y el Nuevo Testamento, o Nuevo Pacto, o Nueva Sangre, son los 27 libros que se escribieron después de Cristo.

-         Ejcuchame ché – expresó el argentino – ¿cuál es el resumen de lo que vos decís?

-         El Antiguo Pacto dice: “El Mesías viene”. El Nuevo Pacto dice: “El Mesías ya vino, se fue pero volverá en breve”. Y todo el libro dice: “Soy tu manual de salvación”.

-         ¡Al tiro po! – habló el chileno – ¿estai muy viejo vos? ¿Cuándo te ejcribieron?

-         El Antiguo Testamento tardó en escribirse 1900 años. El Nuevo sólo 100.

-         Mira mi pana – interpuso el venezolano – ¿y cómo cuántos autores tienes tú?

-         No puedo decirlo con exactitud, pero son más de 40 escritores

-         Pues que sólo te he querio preguntar – dijo el español – en cuántos idiomas te escribieron, porque ahora habéis sido traducida a todos los conocidos

-         El Antiguo Pacto se escribió en hebreo con unas pocas frases en arameo, que era el idioma de Aram, o Siria. Y el Nuevo se escribió en Koiné, un griego popular.

-         Yo también quiero preguntar peeee – habló el peruano – ¿dónde te ejcribieron pee?

-         Fui escrita en tres continentes: Asia, África y Europa

-         Yo tengo una pregunta, tú ve – expresó el dominicano – hay un amigo que es un tigre y él dice que hay Biblias que tienen 75 libros. ¿Cómo e la cosa?

-         Las Biblias católicas tienen nueve libros adicionales que se llaman apócrifos y que aunque no fueron inspirados por Dios sí tienen valor histórico y literario.

-         ¡Bendito nene! sólo quiero preguntal cúando se te añadieron capítulos y versículos

-         En el siglo 16 en París, mi amigo Puertorriqueño. ¡Señores, gracias por la entrevista!

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Jesucristo anda buscando asesores de publicidad.

(Eclesiastés 12:9-10).

Hay que reconocerle a las agencias de publicidad la gran capacidad creativa que tienen para hacer campañas que muestren las bondades de un mal producto y provoquen un consumo masivo del mismo. Por ejemplo, en lugar de decirle a los televidentes:

“Llegó el nuevo cigarrillo Sensaciones, un fino cilindro de papel relleno con hojas de tabaco procesadas que en cada inhalación te desarrollarán un cáncer pulmonar. Ven, quema tu dinero y conviértete en un maravilloso prospecto de calavera. Envuélvete en una nube de humo y deja hedionda tu ropa, aliento y cabello, además de manchar tus dientes con nuestra poderosa nicotina. Compra hoy mismo Sensaciones, el cigarrillo de la gente de hoy que se quedará sin mañana”.

Se lo dicen de la siguiente manera:

“Ven y entra a un nuevo de mundo de… Sensaciones, el cigarrillo que te llevará a un espacio sin límites, a un río de frescura y libertad. Disfruta hoy el placer de Sensaciones”.

Eso es todo, son breves y efectivos. El deseo por entrar a ese mundo de fantasía y placer te lo despiertan en 30 segundos, simplemente con las imágenes de unas despampanantes modelos y unos atractivos caballeros paseando en un lujoso auto por lugares exóticos, mientras escuchas la elegante voz del locutor mezclada con una música creada especialmente para manipular las emociones.

Ahora fíjate bien en lo curioso que trabajan muchos de los encargados de las comunicaciones de Dios en el planeta tierra. Aunque ellos tienen el mejor producto del mundo, que son las buenas nuevas de salvación para el ser humano, lo anuncian de la peor manera.

En lugar de asesorarse con expertos y de planificar campañas inteligentes para los medios masivos, se lanzan a reproducir los contenidos de los cultos de las iglesias. Y lo hacen de manera religiosa, aburrida y poco profesional.

Es por ello que Jesucristo ha puesto un clasificado con los requisitos de Eclesiastés 12:9-10 para contratar a sabios publicistas que no sólo conozcan y vivan la verdad, sino que la sepan enseñar al pueblo. Y que lo hagan de tal manera que dicho pueblo se sienta motivado a escuchar, a escudriñar, y a vivir también esa verdad.

Estos sabios deberán anunciar, con creatividad y profesionalismo, que Jesucristo ya pagó con su vida para que por la fe cualquier persona pueda recibir salvación, sanidad, perdón de pecados, liberación, protección, provisión y muchos más beneficios.

¡No puede ser que al mensaje más hermoso que hay sobre la tierra lo vistamos de religión y lo presentemos al público de manera tan pobre! Oremos a Dios para que nos dé “creatividad” y seamos sabios y efectivos en el uso de los medios de comunicación.

“Señor, es verdad que a tu evangelio no podemos cambiarle ni una tilde ni una jota, pues el cielo y la tierra pasarán, pero tu Palabra nunca pasará. Pero sí te pedimos que nos ayudes a revisar, cada día, todas las tildes y jotas de nuestros métodos y estrategias, pero así ser efectivos en el uso de la tecnología moderna e impactar a la sociedad de hoy”.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Cuando no puedas decir ni pío


(Romanos 8:26).

Imagínate que un sobrino de tres años te envía una carta en la cual te dice:

“Apreciado tío, es para mí un inmenso placer poder escribirte estas breves líneas y expresarte a través de ellas mi afecto y mis saludos en estas fechas especiales.

Espero muy pronto ir a visitarte y compartir contigo unos buenos momentos de compañerismo. Saludos por casa. Tu sobrino que te recuerda siempre.”

Con toda seguridad que nadie deberá explicarte que esa misiva no fue redactada por tu sobrino, sino por un adulto.

En cambio, si recibes una carta con unos garabatos de colores y en la parte inferior una nota de su mami diciendo que ellos fueron hecho por el pequeño, lo más seguro es que sí lo creas.

Y no sólo eso, sino que tomarás ese papel y lo pegarás en la puerta de tu refrigerador para estarlo viendo, ya que tiene un mayor contenido sentimental que la carta del ejemplo anterior.

Igual sucede con las oraciones que dirigimos a Papá Dios. Para Él son más preciosas cuando éstas nacen de nosotros, cuando surgen espontáneamente en nuestro corazón, en lugar de copiarlas de un poeta o recitarlas de un libro.

La oración no es para impresionar a Dios con palabras rebuscadas y expresiones refinadas. Tampoco es un examen de teología u oratoria. Menos aún es un recurso para convencerlo de algo que Él ya sabe de nosotros antes que se lo digamos.

La oración es para conectar nuestro corazón con el suyo, es para vivir y disfrutar de un tiempo de intimidad espiritual con Él.

Pero, ¿y qué hacemos en aquellos momentos en que no sabemos qué decir? ¿O no sabemos qué pedir? ¿O no sabemos cómo verbalizar lo que está muy dentro de nuestro corazón? ¿O nos da pereza hacer el ejercicio de hablarle a alguien que es invisible pero que creemos por la fe que nos está escuchando?

Lo que debemos hacer es acudir al Espíritu Santo, el cual, dentro de su misión de ayudar al cristiano, nos capacitará para que podamos hacer uso de la oración de manera eficiente.

El apóstol Pablo les explica a los cristianos de Roma que el Espíritu Santo es el que les ayuda en sus debilidades al momento de orar, pues Él intercede ante el Padre desde dentro de ellos mismos, usándolos a ellos mismos.

No se trata de reemplazarlos en sus plegarias mientras ellos se van a dormir, no. Se trata de que el Espíritu Santo haga sus plegarias desde dentro de ellos mismos y con destino al Padre Celestial.

La oración que agrada al Padre es aquella que nace en el corazón del mismo Padre, luego el Espíritu Santo la pone en el corazón y en los labios del cristiano, y finalmente Jesucristo la lleva de nuevo al Padre. Esta oración nació en el Padre y volvió al Padre.

Entonces, cuando no puedas decir ni pío, no te portes como un impío negándote a orar, por el contrario, permítele al Espíritu Santo que tome el control de tu corazón y de tus labios y deja que Él interceda desde tu mismo interior, hasta con gemidos indecibles.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Las hermanitas Negli y Dili.


(Proverbios 10:4).

Negli y Dili son hermanas, llevan el mismo apellido, Gencia, pero son muy diferentes en su carácter y estilo de vida.

Negli tiene millones de amigos, cae bien en toda parte, es muy popular, divertida, simpática, y además, muy atractiva. Todo mundo la quiere invitar a sus reuniones, abrazarla y hacerla su compañera.

El problema es que te incita a abandonar tu trabajo, te aconseja que no cumplas con tus responsabilidades, que hagas las cosas mediocremente, que no le pongas esmero a tus tareas, que no te fijes en los detalles de tus labores, que no busques la excelencia, que sólo le dediques tiempo a lo fácil y divertido, que te ausentes con frecuencia, que hagas pereza, que critiques a los estudiosos y dedicados y que te burles de los que progresan y alcanzan el triunfo.

Dili por su parte tiene fama de aburrida, no es nada popular, cuenta con pocos amigos, no es invitada a muchos eventos, es exigente, dedicada y esforzada, se concentra en lo que hace y no abandona un ejercicio hasta que lo haya completado. Le fastidian las disculpas o excusas, no le gusta faltar a su trabajo y tampoco ve bien el aplazar una tarea.

Siempre quiere aprender más, no se conforma con hacer algo bien sino que se pule en los detalles y quiere ser excelente en todo. No le agrada ser quejumbrosa y a toda hora muestra una buena actitud hacia las labores que le encargan.

Lo mejor de ella es que cuando logras hacerla tu amiga te arrastra hacia lo mejor de cada día, te hace uno de los pocos perseguidores del triunfo, aleja de ti las deudas y la pobreza, y te prospera.

Negli Gencia también es conocida por sus millones de amigos en las redes sociales de internet como: Descuidada, Desinteresada, Dejada, Apática, Abandonada, Indolente, Perezosa, Floja, Incompetente y Desidiosa.

Por otro lado, su hermana Dili Gencia, es también conocida por sus escasos amigos como: Cuidadosa, Interesada, Dedicada, Aplicada, Acuciosa, Laboriosa, Activa, Competente, Concentrada, Servicial y Disciplinada.

Estas dos hermanas sí que son diferentes. Y aunque vivan en una misma casa, estudien en un mismo instituto, jueguen en un mismo gimnasio y trabajen en la misma empresa, sus frutos siempre son diferentes.

El Sabio Salomón escribió hace tres mil años en el libro de Proverbios de la Biblia que la “Negligencia” empobrece pero que la “Diligencia” enriquece.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Vive la luna de miel en persona, no envíes representante.

(Salmos 42: 1-2; Apocalipsis 3:20).

Para muchas diligencias en la vida acostumbramos a enviar representantes, sobre todo cuando son incómodas, bien sea porque hay que hacer largas esperas o porque estimamos que sería una pérdida de tiempo estar en ese lugar.

Pero hay ciertos trámites que exigen que se hagan en persona, como por ejemplo: un examen médico, un examen de conducción, cortejar a una chica, cortarse el cabello y viajar de luna de miel.

Y sobre todo la luna de miel, esa sí que hay que vivirla en persona. A nadie se le ocurriría decirle a otro:

“¿Oye, será que podrías hacerme el favor de ir de luna de miel con mi cónyuge? Ya todo está pagado, no tienes que dar ni un centavo, sólo disfrutar a nombre mío. Lo que pasa es que me acabo de casar pero en la empresa no me dieron la licencia para esta semana, sino para la otra, y las reservaciones ya estaban hechas y no las puedo ni cambiar ni cancelar. ¿Me darías una manito, por favor?

Pues aunque una posibilidad así te desternille de la risa déjame decirte que en la vida espiritual hay mucha gente, no poca, sino mucha gente, que en lugar de disfrutar de la luna de miel con Jesucristo, le pide a otras personas, dizque de mayor rango eclesiástico, o más fe, o más famosos, que por favor se la gocen a su nombre y luego vengan y le cuenten y le traigan un poquito de lo que les haya quedado.

Sí, es verdad, cristianos así los hay por todas partes. Jesucristo, cuando viene a morar en el corazón de un cristiano, viene con la intención de tener intimidad espiritual con ese discípulo, de compartir con él, de suplirle en sus necesidades, de perdonarle sus faltas, de sanarle en sus enfermedades, de consolarle en sus tristezas, de sacarle victorioso en sus dificultades, etc.

¿Pero con qué se encuentra? Con que los cristianos lo hacen a un lado, viven con Él pero no tienen intimidad con Él, lo ignoran, le dejan la cena preparada y se van a comer chatarra.

Y en su lugar, le piden al pastor, al profeta, al evangelista, al locutor, al cantante y a cuanto líder más o menos reconocido se les atraviesa, que vayan ellos en su nombre y se gocen de lo lindo en su presencia.

Y que después, cuando la hayan pasado espectacular en esa luna de miel con Cristo, vengan a un estadio, o a un coliseo, o una iglesia local, y les cuenten un poquito de la experiencia y les hagan formar una larga fila para recibir las migajas que les han podido traer.

¿Qué tal? ¿No sería una ironía seguir en las mismas? ¡Disfruta en persona!

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

El llanero solitario no era ni llanero ni solitario.

(Eclesiastés 4:9-11).

El ser humano es básicamente un ser social, fue creado para estar en interrelación con otros y no para vivir en madrigueras huyendo de todo contacto humano.

Y su quehacer comunitario es tan evidente e innegable que por ello existen las ciencias sociales y las humanidades, las cuales se encargan de estudiar al hombre en su convivencia con otros congéneres.

Si una persona decide autoexiliarse y vivir como ermitaño es su decisión, pero dicha práctica está fuera de lo natural y por ende sufrirá las consecuencias obvias de su aislamiento.

“Pero es que este mundo ya me tiene aburrido, la gente me ha defraudado, prefiero vivir solo y así no tengo que andar peleando con nadie”, es lo que manifiestan algunos que se presentan como víctimas de las relaciones sociales.

Pero el problema no es vivir en comunidad, sino mirar con quién, cómo y en qué condiciones.

Claro que la interacción social conlleva roces, eso es inevitable, es normal, pero no por ello tendré que caer en la “antropofobia”, que es el miedo a la gente y a la vida social.

Lo que debo hacer es evitar a toda costa el que se presenten choques. Mas cuando ya se hace imposible evadirlos, entonces debo enfrentarlos con la mejor actitud y aprender que siempre tendré que lidiar con ellos, porque desavenencias habrá toda la vida.

Por otro lado también es entendible que la timidez y los complejos le pongan a una persona toda clase de barreras para tener éxito en sus relaciones humanas, pero igualmente son superables.

Los nervios, el sudor en las manos, la voz temblorosa, el miedo a mirar a los ojos y el sentimiento de inferioridad, son fantasmas que se desaparecen cuando los enfrento.

Es como el temor de hablar en público, basta con que alguien se prepare bien y lo haga una y otra vez y otra vez, hasta que un buen día ya ni se acuerda de su miedo.

La Biblia nos enseña en el libro de Eclesiastés que es mucho más fructífero tener buenos compañeros, hacer alianzas estratégicas, unir fuerzas con otro, apoyar a otras personas y recibir apoyo de ellas.

No existen individuos que se hicieron solos en la vida, eso es mentira, siempre ha habido alguien, en algún momento, que ha aportado su granito de arena para el triunfo de otro.

Ni siquiera el llanero solitario era llanero y solitario, pues mantenía en el pueblo ayudando a la gente y siempre con su inseparable amigo, Toro.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Cada cristiano cuenta con dos excelentes abogados, permanentes y gratuitos.

 

(Romanos 8:26; 1 Juan 2:1).

“El abogado me dijo que tenía que llevarle todos los papeles y darle la mitad del dinero para tomar mi caso. Hace como seis meses que estoy esperando que haga algo y sólo me dice que tenga paciencia, que la justicia es muy lenta. Pero averigüé en el juzgado y este hombre no ha hecho nada. Lo mejor es perder el dinero, retirarle los documentos y llevárselos a otro abogado”.

¿Dónde habrás escuchado una expresión similar? En cualquier lugar del mundo.

La lucha con los abogados se da por todas partes  y ellos mismos, los honestos y deshonestos, son conscientes de que su profesión es una de las de peor prestigio y por lo cual se les hace toda clase de chistes donde se desnudan su  impuntualidad, irresponsabilidad, avaricia y falta de ética.

Limpiar esa imagen es una ardua tarea que les aguarda a las nuevas generaciones de abogados litigantes.

La Biblia nos presenta a dos excelentes abogados que están trabajando las 24 horas del día, todos los días, a favor de cada cristiano.

Y lo más interesante es que no piden dinero por adelantado, porque trabajan gratis.

No exigen un arrume de documentos que luego olvidarán en el archivo, sino que les hables siempre con la verdad.

No se esconden para luego inventar excusas, sino que piden reuniones en privado con la mayor frecuencia posible.

No te engañan brindándote falsas esperanzas, sino que desde el inicio te declaran qué es lo que puedes esperar.

Y menos aún te advierten que podrían perder el caso, sino que te muestran un record de 100% de efectividad.

Esos abogados son Jesucristo y el Espíritu Santo.

El primero, a quien en el griego del Nuevo Testamento se le llama “Paracletos”, es el abogado defensor ante El Padre, en el cielo. Es el que da la cara por ti y lleva tu caso ante el Trono de la Gracia.

El otro, a quien se le llama también “Paracletos”, es el abogado defensor aquí en la tierra, tu guía y quien te prepara para que sepas qué decir cuando comparezcas  ante el Trono de la Gracia.

Él no sólo te muestra cuál es tu verdadera condición y hasta se contrista si te ve mal, sino que te ayuda a superar tu debilidad y se hace tu consolador.

Juan, el apóstol, les pedía encarecidamente a sus hijos espirituales que se cuidaran de no pecar, pero que si llegaran a caer, tuvieran presente a Cristo como el abogado justo que tenemos ante el Padre.

Así es que cuando la conciencia te espose y quiera tirarte a la cárcel de la culpabilidad, recuerda, como en las series policiacas, que te permiten una llamada. ¡Márcale a Jesucristo!

El apóstol Pablo también explicaba a los romanos  que cuando nos sentimos débiles y no sabemos qué o cómo orar, el Espíritu Santo, como abogado, viene e interceder a través de nosotros hasta con gemidos indecibles.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Si no vas a ser sal, sal de allí. (Parte 2).

(Mateo 5:13; Romanos 13:1-6).

“Después de que Dios habló a mi corazón de manera tan contundente comencé a verificar cada cosa en la Biblia, porque no quería pecar ni de místico ni de emocionalista.

Quería estar convencido de que Dios me guiaba y no de que estaba alucinando o sosteniendo diálogos con mi yo interno.

Encontré entonces con respecto a la sal que ella tenía en los tiempos bíblicos dos características: la primera es que preservaba los alimentos de la putrefacción, puesto que no existían los sistemas de refrigeración; y la segunda es que los sazonaba, les daba buen sabor.

Y algo interesante con respecto a la sal es saber que ella comienza su trabajo cuando se disuelve. Sí. Y al disolverse no se ve, sólo se siente.

Comprender este concepto es algo que golpea fuerte el ego de un cristiano, sobre todo cuando lo que está buscando es reconocimiento y que su ministerio se vea y se oiga.

Y con relación a la lectura en la Biblia de Romanos 13 es increíble notar que Pablo le escribió esta carta a los cristianos de Roma en el año 58, cuando vivían bajo el régimen de Nerón, quien era un perseguidor de la iglesia.

Y en su misiva el apóstol afirma que los gobernantes son ministros de Dios. Y para ministros usa la palabra griega “diakonos”. Y añade además que el Señor permite que existan esos ministros y que a ellos los va a juzgar uno por uno.

Por ello es que Dios quiere que sus hijos hagan su parte cumpliendo con la ley, para que así Dios haga la suya.

Tuve muy claro entonces que en lugar de criticar al gobierno desde la iglesia, debía ir, como iglesia, y servir desde el gobierno a mi prójimo, usando los dones y talentos que Dios me había dado, y en el cargo en el que me había puesto.

Y así como el profeta Ezequiel no criticó a Daniel porque trabajaba en el palacio del rey de Babilonia, tampoco Daniel criticó a Ezequiel por ministrar a los judíos cautivos en ese país. Cada quien fue llamado a un ministerio específico con dones y talentos específicos.

Algunos tienen un ministerio intra eclesiástico, que es de puertas para adentro. Otros tienen uno extra eclesiástico, que es de puertas para afuera. El mío es extra eclesiástico, así que nunca asumí mi empleo como un trabajo secular, sino como un ministerio. Y como fruto de esa mentalidad comencé a introducir cambios en la institución.

Hablé con los jefes políticos y les dije que yo no podía frenar el que apadrinaran a la gente, pero que sí les pedía que por favor la ubicaran con inteligencia, donde consideraran que fueran más productivas.

Las oficinas a mi cargo dieron un cambio de la noche a la mañana. Comenzamos a dar citas a los usuarios y a evitar aglomeraciones. Inclusive no volvimos a necesitar policías.

Con lo ahorrado renovamos y sistematizamos todas las dependencias. Hasta dispensadores de agua y café pusimos para el público. El local lucía hermoso y había un mejor ambiente de trabajo. Nos hicimos altamente eficientes en todo y  los empleados y los usuarios se veían felices con esta nueva forma de atención.

Cuando mis superiores vieron todo esto, en una visita que nos hicieron desde la capital, me llamaron y me pidieron que hiciera lo mismo por todo el país. Y así fui promovido a nivel nacional, para poderlo implementar”.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Si no vas a ser sal, sal de allí. (Parte 1).

 

(Mateo 5:13; Romanos 13:1-6).

A nuestro personaje vamos a llamarle Aníbal, en su país es uno de los hombres de confianza en un ministerio del gobierno nacional.

No importa que el presidente cambie el ministro de esa área, a él nunca lo mueven de su cargo. Su historia es fascinante:

“Cuando llegué a trabajar al gobierno empecé en una oficina en mi ciudad que atendía los reclamos de los usuarios de servicios públicos. Esa dependencia era una locura.

Yo había estudiado leyes y acababa de terminar una especialización en administración pública, de manera que conseguí ese empleo sin ninguna influencia política, meramente por calificación profesional y, hoy lo sé bien, porque Dios me llevó allí con un propósito.

La costumbre en mi país siempre ha sido que la gente logre un cargo en el gobierno por recomendación de un jefe político. No importa si eres bueno o no, si tienes un padrino político, te consigues el trabajo.

Y eso sí, de tu sueldo te sacan una tajada grande para el directorio político, porque esa es una especie de comisión que pagas toda la vida, es el aceite de la maquinaria que se ha montado por años.

Así que cuando llegué aquí casi me muero del susto. Las oficinas abrían a las ocho de la mañana para atender al público que estaba haciendo fila desde las cinco. Eran las tres de la tarde y todavía seguían las largas filas.

Diariamente nos enviaban ocho policías para controlar a la gente que venía enojada a hacer reclamos y que se ponía peor por la mala atención que se le daba.

A las cinco de la tarde que cerrábamos el local quedaba casi destruido: vómitos de niño en el piso, vulgaridades escritas en las paredes, los baños averiados, las sillas rotas y restos de comida y basura por todas partes.

Y para rematar, los empleados bajo mi cargo eran pésimos, pero ganaban más que yo, porque eran recomendados de un político y porque recibían sobornos para agilizar los trámites.

Pero no los podía despedir, eran intocables, primero me botaban a mí que a ellos. Quise salir corriendo, pero leyendo la Biblia, en un tiempo de oración y búsqueda de la voluntad de Dios, concluí que él me decía algo así como:

‘Te he puesto allí como sal de la tierra y si no eres sal, entonces sal de allí. Y no creas que ministerio es sólo el que haces en la iglesia. En Romanos 13 puedes ver que los funcionarios son ministros míos y yo les pediré cuentas de todos sus actos, así que ve y haz mi voluntad en este gobierno”…  (Continuará mañana).

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Al que buen árbol se arrima…

(Proverbios 13: 20).

Un chistoso ha dicho que al que buen árbol se arrima, buena rama le cae encima, pero la verdad es que el refrán popular reza de la siguiente manera: “al que buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”.

Y lo que quiere decir este antiguo dicho es que es muy importante saber de quiénes me voy a rodear, quiénes serán las personas que voy a  escoger para permitir que sean de influencia en mi vida y a la vez que sean influídas por mí.

Mientras que la familia sanguínea nos es dada, nos es impuesta naturalmente, los amigos se convierten en la familia que nosotros escogemos, de allí la importancia de seleccionarlos muy bien.

Y esto no quiere decir que nos debe animar un sentimiento utilitarista, pensar en qué puedo obtener de alguien para saber si lo hago o no mi amigo, pues si así fuera sólo tendríamos amigos adinerados y de influencia, para poder servirnos de ellos.

La sabia escogencia de los amigos apunta no al utilitarismo, sino a una especie de simbiosis en la que ambas partes se sirven y se benefician mutuamente.

El sabio Salomón sentenció en su libro de Proverbios en el capítulo 13 que el que anda con sabios, sabio será, pero que el que se junta con necios será quebrantado. Y esa tesis se ve cumplida todos los días en todas las culturas y en todas las edades.

Es por ello que debemos revisar nuestra agenda, nuestra red social en Internet, nuestros compañeros de trabajo o estudio, y determinar con quiénes vale la pena pasar buena parte de nuestro tiempo, pues inevitablemente nos vamos pareciendo a aquellos con los que nos relacionamos frecuentemente.

Y esto no sólo es aplicable a nuestra nómina de amigos cercanos, sino a aquellos que tienen acceso a nuestro círculo íntimo de vida, como son los cantantes que escuchamos, los escritores que leemos, los artistas que vemos y los héroes que aplaudimos.

Platicar con personas interesantes, escuchar, ver o leer a figuras que aportan riqueza a nuestra vida, no es gastar el tiempo, sino invertirlo productivamente.

Por eso decídete de ahora en adelante a no pasar el tiempo con alguien, sino a invertir el tiempo con alguien o en alguien.

Porque debes tener en mente no sólo lo que puedas obtener, sino también lo que puedas sembrar en la otra persona.

¡Arrímate a buenos árboles!

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.