Las falsas acusaciones contra un mono.

(Salmo 100:3).

Estaban tres monos compartiendo sobre un cocotero cuando el más anciano de ellos dijo:

“¿Cómo les parece a ustedes? ¡Esto es indignante! ¿Cómo puede ocurrírsele pensar a alguien que la teoría del biólogo inglés Charles Darwin de que el hombre venga del mono tenga sentido? ¡Es inaudito!

¿Cuándo han visto ustedes a un mono abandonar a su esposa y dejarla tirada con todas sus crías por irse detrás de una mona más joven?

¿O cuándo han visto ustedes que una mona abandone a su bebé para que muera de hambre?

¿O alguna vez han oído que una mona deje a su bebé al cuidado de extraños?

¿Cuándo han visto a un mono trabajar duro toda una semana para luego despilfarrar su salario en un solo día, encerrado en un local, con música ensordecedora, luces mareantes, consumiendo licor e inyectándose droga que lo mata poco a poco?

Yo, en todos mis años de vida, jamás he visto a un mono desarrollando armas sofisticadas para matar a otros monos.

Ni a alguien de mi especie que sea tan egoísta que construya una cerca alrededor de un cocotero para que otros no puedan comer de sus frutos.

Nosotros no destruimos nuestro hábitat ni envenenamos el agua que no vamos a tomar.

Nunca veremos a un mono irse de fiesta con sus amigos, dizque a divertirse, y luego regresar a casa alcoholizado, desdichado y sin dinero, a golpear a sus crías y a su pareja. Los monos no somos tan perversos.

Creo que si los hombres son animales que han evolucionado, definitivamente no lo han hecho de nosotros.

Y eso queda demostrado primeramente por lo que les he dicho.

En segundo lugar, porque nunca van a encontrar el tal eslabón perdido que demostraría que los humanos sí vienen del mono, sencillamente porque dicho eslabón no existe.

Y en tercer lugar, porque jamás se ha visto a un mono convirtiéndose en hombre, aunque sí al contrario, a un hombre convertirse en mono al degenerarse físicamente”.

La sátira de esta fábula nos hace pensar en lo que enseña la Biblia sobre la creación de la humanidad.

Dios formó al hombre del polvo de la tierra y luego le dio espíritu de vida para que fuera semejante a Él.

A la mujer por su lado la hizo a partir del hombre, para que los dos fuesen complementarios. Pero al entrar el pecado en el mundo ambas creaciones comenzaron a degradarse moralmente.

Aunque ahora hay una muy buena noticia, y es que Jesucristo ha venido a rescatarnos de la esclavitud de ese pecado y a darnos vida eterna.

Y si tú crees en esa buena noticia y le rindes tu vida a Jesucristo, Él te hará libre y te salvará de la condenación del pecado y de la influencia del pecado.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy sábado 23 de agosto de 2014 escucha  la mejor música para tu cuerpo, alma y espíritu. Escucha la música orgánica de Vívela Stereo de Miami, Florida,  Estados Unidos, dando clic aquí.  Y el próximo lunes 25 de agosto escucha de 8 a 10 de la mañana, en horario de Miami, el programa “Noticias en Pijama”, en vivo y en directo, con audio y video.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

¿Sabes cuándo comenzarás a ser feliz?

(Filipenses 4:4).

En algunas familias la muerte de un ser querido resulta ser un hecho trágico, hay gritos, llanto, lamentos, preguntas y reproches; pero en el caso del abuelo Isaac su partida a la eternidad fue muy diferente.

La noche anterior estuvo viendo televisión, tomando té con galletas y conversando animadamente con sus hijos y nietos que se habían volcado a su casa sabiendo que en cualquier momento, según el médico, se daría el desenlace fatal.

A la mañana cuando su hija menor fue a despertarlo para el desayuno lo encontró rígido, pálido, sin signos vitales y con una sonrisa de oreja a oreja.

Su rostro irradiaba tanta felicidad que su nieto Marcos fue por su cámara a la habitación y le tomó una foto.

Durante las honras fúnebres en la iglesia local, Eduardo, el mayor de los cuatro hijos de don Isaac, relató a los concurrentes como fue la última velada con su padre.

“Ese día, después de la cena, mi hermano, mis dos hermanas, mis dos hijos y mis cuatro sobrinos estábamos alrededor de él, como si escucháramos a un filósofo de la antigüedad.

Allí fue que nos contó cuándo empezó a ser feliz en la vida. Cuando era niño creía que la felicidad lo esperaría en la juventud, pero llegó a joven y ésta no apareció. Luego creyó que sería feliz cuando se graduara, pero no fue así.

Concluyó entonces que la felicidad empezaría al casarse con mi mamá, pero sólo la pasó bien recién casado, porque como en todo hogar, después de la luna de miel los conflictos y complejos que hemos ocultado muy bien comienzan a aflorar uno por uno.

La conclusión entonces era clara, la felicidad llegaría con los hijos. Llegamos cuatro y ninguno la traía debajo del brazo.

Tampoco llegó con los nietos, ni con la jubilación. Y aunque suene escandaloso decirlo en una iglesia, tampoco le llegó cuando se entregó con toda su alma al Señor Jesucristo.

Fue entonces que una vez, durante un retiro espiritual, le confesó al pastor el por qué se sentía frustrado.

Con mucha vergüenza le dijo que había momentos en que le parecía que caminaba por el cielo, pero que esos sentimientos se desvanecían y le parecía que lo arrojaban al infierno.

Que por eso su ilusión era esperar a llegar al cielo, para realmente ser feliz.

El pastor entonces le precisó en pocas palabras, algo que fue determinante en su vida.

Le aclaró cuándo es que realmente comienza la felicidad. Y la verdad es que desde ese día, papá fue muy feliz.

A grandes rasgos lo que el pastor le enseñó a mi padre fue que cuando Pablo le escribió a los Filipenses, les insistió en que se alegraran en el Señor siempre, siempre.

Y luego le hizo ver que la felicidad no es un sentimiento, ni algo que pedimos en oración, sino que la felicidad es una decisión.

Es una actitud frente a la vida. Uno debe decidir todos los días ser feliz.

Aún en medio de las crisis es uno quien decide, espiritualmente, ser feliz en Cristo.

Ese consejo de aquel pastor fue el que marcó la vida de mi padre. Y espero que hoy marque la de ustedes también”.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy viernes 22 de agosto de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 540. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Amado, yo deseo que también prospere tu alma.

(3 Juan 1:2).

Y finalizando hoy con el saludo que el apóstol Juan le escribió a su amigo y hermano en la fe Gayo en una carta, lo tercero y último que le expresa en el versículo dos es que también está orando a Dios para que aparte de darle prosperidad material y buena salud le conceda la prosperidad del alma.

El vocablo griego PSUCHE, que se traduce como alma, puede interpretarse en el Nuevo Testamento de la Biblia de diversas formas de acuerdo al contexto:

la vida natural del cuerpo; la parte inmaterial del ser humano; el hombre desencarnado; el asiento de la personalidad; el asiento de la voluntad; como pronombre personal; el individuo o la persona; una criatura animada sea humana o no; la vida interior de alguien en contraste con su vida exterior; y finalmente, como el asiento de la nueva vida, que es a lo que se refiere el autor de este versículo.

En otras palabras, Juan le dice a Gayo que así como su vida material va prosperando día tras día tanto en sus negocios como en su salud física, dicha prosperidad debe ser de igual tenor en su vida inmaterial.

Y se está refiriendo a su vida interior, a la reciente vida que ahora tiene al haber nacido de nuevo como cristiano por la obra del Espíritu Santo, quien lo ha engendrado y le ha hecho hijo de Dios, hermano de Cristo y consubstancial con el Padre Celestial.

De manera que así como en la vida natural un bebé requiere cuidado y alimento para crecer, desarrollarse, madurar y ganar mayores habilidades cada día, de igual manera, en la vida sobrenatural, un cristiano requiere cuidado y alimento para que cada día crezca en conocimiento, fortaleza, estatura espiritual y habilidades que le permitan ser más eficaz en el trabajo que hace para Dios.

Un hijo de Dios no puede ser el mismo del año pasado, ni del mes pasado, ni de la semana pasada, y ni siquiera del día anterior; sino que cada vez debe ser mejor.

Un hijo de Dios debe crecer en fortaleza para vencer las debilidades del viejo hombre, debe tener más conocimiento espiritual, mayor comunión con Dios y más y mejores frutos de su trabajo.

Un hijo de Dios cada día deber ser menos él para que Dios sea más en él. O como diría Juan el Bautista: “es necesario que yo mengüe para que Cristo crezca en mí”.

En el cielo no habrá premios por antigüedad, sino por madurez, por ello debemos avanzar hacia la perfección, prosperando nuestra alma por encima de todo, pues la vida espiritual es eterna, en cambio la material, no.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy jueves 21 de agosto de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 539. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Amado, yo deseo que tengas salud.

(3 Juan 1:2).

Continuando con la carta que el apóstol Juan le escribió a su amigo y hermano en la fe Gayo, lo segundo que le expresa por lo cual ora a Dios es para que tenga buena salud.

La sanidad que Jesucristo vino a impartir a la tierra y todos los milagros de sanidad que siguen ocurriendo en su nombre son precisamente para devolverles a las personas la salud que han perdido.

Es mejor gozar de la bendición de la salud y no de la sanidad, porque para sanarse hay que enfermarse primero.

En cambio, lo que Dios desea, es que no perdamos la salud. Es por eso que si alguien que se enfermó del corazón por malos hábitos alimenticios es sanado milagrosamente por Dios, ahora deberá conservar esa salud reprogramando su forma de nutrirse y de vivir para no recaer.

Básicamente hay siete consejos que te ayudarán a mantenerte saludable en la vida:

  1. Consume agua generosamente. Hay quienes le dan demasiada comida a su cuerpo cuando lo que realmente está padeciendo es una gran sed.
  2. Come inteligentemente, de acuerdo a tus necesidades y no de acuerdo a las costumbres culinarias del país o a las ofertas del mercado gastronómico.
  3. Haz ejercicio, no te oxides, la vida sedentaria enferma y mata aún al más fuerte.
  4. Descansa y duerme lo justo, tu cuerpo es como una máquina que se auto repara.
  5. Ten buena higiene con tu cuerpo, la ropa, la vivienda y utensilios de trabajo, pues la suciedad atrae las enfermedades. El vocablo griego que se ha traducido como salud en 3 Juan 2 es HUGIAINO, de donde viene la palabra higiene.
  6. Cuida la salud de tu mente, está comprobado que las personas que no perdonan, que viven llenas de rencores y que se enojan por todo, alteran el balance químico de sus cuerpos, bajan sus defensas y se hacen propensas a enfermarse.
  7. Cuida la salud de tu espíritu, cuando una persona tiene la paz de Dios en su vida puede procesar de mejor manera toda la toxicidad de un mundo corrompido.

El apóstol Pablo le dice a los Corintios en su primera epístola que el cuerpo que tenemos es santo, porque en él vive Dios en la persona del Espíritu Santo, por lo cual debemos cuidarlo y sustentarlo.

Y también nos amonesta a no dejar que la carne, que es inmaterial y pecaminosa, use nuestro cuerpo, que es material y santo, para cosas dañinas, inmorales y destructivas.

¡Dios te ama mucho y te quiere saludable!

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy miércoles 20 de agosto de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 538. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Amado, yo deseo que seas prosperado en todo.

(3 Juan 1:2).

El apóstol Juan le escribió una carta a su amigo y hermano en la fe Gayo en la cual le saluda diciéndole que le ama y que desea que sea prosperado en todas las cosas, y que tenga salud, así como prospera su alma.

Saludo que aunque era un formalismo de la época también expresa el verdadero deseo de un Dios de amor hacia su hijo amado.

Por ello en nuestra mente debe cambiarse el concepto de que el amor de Dios por mí es tan grande que su anhelo es que viva en la miseria, padeciendo necesidades, durmiendo en una porqueriza, vistiendo harapos, comiendo suciedades y oliendo a jaula de mono.

¿Y por qué alguien pensaría así? Por la herencia religiosa que nos legó la colonia española que durante 400 años nos hizo creer algo que todavía permanece en el inconsciente colectivo de millones de latinoamericanos, y es pensar que entre más suframos en este mundo más merecedores seremos del cielo.

Teología que es absurda y contraria a la voluntad de Dios, pues el cielo no se gana con sufrimientos; es más, ni siquiera se gana, sino que se recibe de gracia y por la fe.

Los sufrimientos que un cristiano puede llegar a padecer se deben o a sus malas decisiones, o a persecuciones por motivos de su fe, o a terapias que Dios le da en momentos específicos de su vida para templar su carácter.

Pero el vivir con el complejo de mártir no refleja para nada el verdadero deseo de nuestro amoroso Padre celestial, sino que por el contrario, lo acusa de sadismo.

Jesucristo nos enseñó que por muy malo que sea un hombre jamás le dará una piedra a un hijo que le pida un pan, o una serpiente cuando le haya solicitado un pescado.

Y si la gente mala da cosas buenas a sus hijos, cuanto más Dios que es tan bueno no les dará lo mejor a sus hijos.

El apóstol Pablo dice que si Dios fue capaz de entregar a su propio hijo Jesucristo por nosotros, cómo no nos dará junto con Él todas las cosas.

En el original griego de 3 Juan 1:2 lo que el autor expresa es que ora con el deseo vehemente de que su amigo sea próspero.

Y para prosperidad usa el vocablo EUODO que viene de las raíces EU, bien, y HODOS, camino, lo cual nos habla de un camino de bienestar, de un proceso en  el que se dan sucesivas mejorías en las cosas materiales.

Y lo anterior viene como fruto del trabajo, de las buenas decisiones, del ahorro y de la fidelidad a Dios.

No como el resultado intempestivo de un acto codicioso en el que le doy 100 dólares a Dios para que Él me devuelva 1000, como parecen sugerir algunos oradores.

Es erróneo pensar que toda carencia material se deba a una maldición, o a un ataque diabólico, o a una pobre vida espiritual.

Y también lo es el creer que para ser más santo hay que ser un miserable.

Hay casos de personas de escasos recursos materiales pero muy ricas en fe. Y hay casos de personas de abundantes recursos materiales, pero muy pobres en fe.

De todas maneras el principio general es este: “Dios desea prosperarte materialmente”.

No dice la Biblia que Dios hará multimillonarios a todos sus hijos, pero sí que los desea prósperos materialmente.

¿Y qué de la salud y la riqueza espiritual? Esos serán temas para los siguientes devocionales.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy martes 19 de agosto de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 537. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Por todo… ¡muchas gracias!

(1 Tesalonicenses 5:18)

El expositor invitado miró a todos los presentes, inspiró profundamente y con voz pausada y firme comenzó su alocución diciendo estas palabras:

“Damas y caballeros, es para mí un honor poder dirigirme a ustedes como el orador invitado a esta gran cena de gala que han organizado en su comunidad para recaudar fondos para el rescate de los niños de la calle.

De veras que ha valido la pena hacer este viaje para compartir esta noche con sus familias, con las autoridades civiles, militares y espirituales aquí presentes y los representantes de diversos medios de comunicación.

Hace varios años, al salir de un edificio y caminar hacia el estacionamiento de la calle, un hombre surgió de entre la oscuridad apuntándome con una pistola y exigiéndome con palabras muy vulgares que le entregara mi billetera y todo lo que llevara de valor.

Le di el dinero que tenía y el reloj. Y de inmediato me dio la espalda para irse. Pero yo le grité que esperara. Él se volteó y se quedó mirándome intrigado.

Entonces le dije que si me dejaba abrir el auto le podría dar algo más. Así que saqué un pequeño recipiente donde con mi esposa guardamos todas las monedas que nos iban quedando y se lo di también.

Luego le entregué mi tarjeta de presentación agregándole que si alguna vez precisaba de una voz amiga, que me llamara, que estaba para ayudarlo, pero que había alguien que le podría ayudar mucho mejor que yo, y ese era Jesucristo, y que siempre lo encontraría a la distancia de una oración.

Tan pronto quedé solo, me metí al auto y allí estuve un buen tiempo en silencio, en la oscuridad, pasando el susto y dándole gracias a Dios por siete cosas:

Primero, porque seguía vivo. Segundo, porque no se llevó el auto. Tercero, porque el dinero no fue mucho ya que hoy en día se carga poco efectivo.

Cuarto, por el reloj que se llevó, porque era uno barato y no el que me había regalado mi esposa. Quinto, porque por la misericordia de Dios fui yo la persona asaltada y no el asaltante. Sexto, porque le pude sembrar la semillita del mensaje de Jesucristo en su corazón.

Y la verdad es que el séptimo motivo de gratitud  fue más en fe, creyendo que algún día se materializaría, pues oré para que Dios cambiara el corazón de ese delincuente, para que le diera una nueva vida y la oportunidad de hacerle bien a la humanidad.

Hoy, doy las gracias a Dios por la dicha de ver, delante de todos ustedes, a ese hombre. Se trata ni más ni menos que del pastor organizador de este evento y quien me invitó a hablarles”.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy lunes 18 de agosto de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 536. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Un ladrón puso a Jesús manos arriba y mira lo que le sacó.

Criminal

(Lucas 23:33-42).

Así es como lo cuenta la Biblia, que un ladrón puso a Jesús manos arriba y le sacó un valiosísimo tesoro.

El hecho se registró en Jerusalén hace más de dos mil años y fue de conocimiento de las autoridades policiales de la época.

La investigación de los cronistas judiciales Mateo, Marcos, Lucas y Juan, registran que la víctima, Jesucristo, fue llevado a un lugar llamado “La Calavera”, donde fue crucificado junto con dos ladrones.

Y su ejecución se realizó en medio de las burlas del pueblo, los soldados, la alta jerarquía eclesiástica y reconocidos líderes religiosos y teólogos, que en su vasta formación académica no pudieron reconocer que ese Jesús que estaba allí era el Mesías, el mismísimo Dios, sólo que en forma humana.

Uno de los ladrones también hacía mofa de Jesús, desafiándole a que se bajara de la cruz y les ayudara a fugarse, si es que realmente era Dios.

Pero el otro malhechor, que estaba al otro lado de Jesús, reprendió a su compinche y le hizo ver que era el colmo que ni siquiera estando a las puertas de la muerte tuviera reverencia ante Dios.

Le señaló que ellos al fin y al cabo estaban allí por culpa de sus delitos, pero que Jesús, siendo inocente, estaba padeciendo injustamente. Luego miró a Jesús y le dijo que se acordara de él cuando estuviera en su reino.

En ese instante el Señor le dijo que ese mismo día estarían los dos en el Paraíso. Esa fue la mejor jugada que ese criminal hizo en toda su existencia.

Sí, los familiares, vecinos y autoridades, hubieran podido alegar que esa escoria social había sido un mal marido, mal padre, mal hijo, ladrón, estafador, homicida y mucho más, pero nadie le podía quitar lo que le había sacado a Jesús en ese momento, el tesoro más valioso para un ser humano: la salvación del alma.

¿Y cómo lo logró? Haciendo tres cosas: La primera, reconociendo que era un pecador. La segunda, creyendo que Jesús era Dios y lo podía salvar. Y la tercera, arrepintiéndose y pidiéndole que lo salvara.

Pero era necesario hacer las tres cosas juntas, pues no es suficiente el reconocer que estamos enfermos, y hasta tener la medicina, sino que debemos tomárnosla.

Y Jesús estaba en ese lugar, con las manos arriba, por ese ladrón arrepentido, y por el no arrepentido también, sólo que uno de ello sí tomó la medicina y se salvó, el otro no.

Pero la muerte de Jesús también fue por ti y por mí, así que ahora debes hacerte la siguiente pregunta: ¿tomaré la medicina?

Jesús te está esperando. ¡Ora a Él, ahora mismo y pídele perdón por tus pecados!

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy domingo 17 de agosto de 2014 escucha  la mejor música para tu cuerpo, alma y espíritu. Escucha la música orgánica de Vívela Stereo de Miami, Florida,  Estados Unidos, dando clic aquí.  Y mañana lunes 18 de agosto escucha de 8 a 10 de la mañana, en horario de Miami, el programa “Noticias en Pijama”, en vivo y en directo, con audio y video.

Si deseas ser mi amigo en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Huir no siempre es de cobardes.

 Huir

(1 Timoteo 6:11).

Tenemos la idea preconcebida de que todo aquel que huye es siempre un cobarde, mas la verdad es que muchas veces es sabio hacer el toque de retirada.

En el deporte y en la guerra, por ejemplo, retirarse para reagruparse y planear una mejor estrategia de ataque podría cambiar una humillante derrota en una gran victoria.

Así mismo, en la vida hay que considerar algunas ocasiones en que es mucho mejor huir que quedarse a sufrir las consecuencias de la terquedad. Siete de esos momentos los encontramos en la Biblia:

1. Huir de la fornicación. Correrle, salir despavorido, como si acabáramos de pararnos sobre un cocodrilo. Así lo hizo José, en Egipto, cuando su jefa lo acosaba (1 Corintios 6:18).

2. Huir de la pasiones juveniles, las cuales son tendencias explosivas e irracionales hacia lo prohibido y que no sólo atacan a los muchachos, sino también a los adultos que viven la crisis de no aceptar la edad madura y ser presa de fantasías (2 Timoteo 2:22).

3. Huir de la idolatría, que no sólo es adorar imágenes u otros dioses, sino también amar a una persona, al dinero, o a cualquier cosa, más que a Dios (1 Corintios 10:14).

4. Huir de las peleas. El que se deja llevar de la ira es esclavo de sus dichos y obras y por ello habrá de lamentarse, pero el que es sabio sabe pasar por alto una ofensa e ignorar al tonto que lo desafía a reñir. Para pelear se necesitan mínimo dos, así es que si uno solo se niega a hacerlo, la pelea se acaba por sustracción de materia. (Proverbios 12:16).

5. Huir de los peligros. Sólo los necios ven el peligro y no se les ocurre tomar todas las precauciones necesarias, es por ello que van de fracaso en fracaso y siempre le echan la culpa a Dios, al destino, al gobierno y a todo el mundo, menos a ellos mismos. (Proverbios 22:3).

6. Huir de los chismes. Cuando un suelto de lengua comience a sacarle los cueros al sol a alguien, disimuladamente cambia el tema o aprovecha y date una ida al baño (Proverbios 20:19).

7. Huir de las deudas. No adquieras compromisos económicos que luego te robarán la paz y te ahogarán. No te dejes tentar por las compras a crédito, aléjate de ellas. (Romanos 13:8).

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy sábado 16 de agosto de 2014 escucha  la mejor música para tu cuerpo, alma y espíritu. Escucha la música orgánica de Vívela Stereo de Miami, Florida,  Estados Unidos, dando clic aquí.  Y el próximo lunes 18 de agosto escucha de 8 a 10 de la mañana, en horario de Miami, el programa “Noticias en Pijama”, en vivo y en directo, con audio y video.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Para el mexicano, José José, para el cristiano, Pepe Pepe.

(1 Corintios 1:2).

El tópico de hoy no es precisamente la música balada, sino la santidad, aunque el título pareciera sugerir la referencia a cantantes.

Lo que sucede es que la expresión Pepe Pepe en lugar de ser el nombre de una persona, es un juego de palabras que utilizo como recurso pedagógico y nemotécnico para abordar el tema de la santidad en la Biblia.

Es pedagógico porque se busca enseñar el concepto de la manera más  fácil posible.

Y es nemotécnico porque incluye una técnica para memorizarlo, en lugar de olvidarlo.

Cuando el apóstol Pablo escribe a los Corintios la primera epístola, en el capítulo uno versículo dos dice que su misiva está dirigida a los santificados en Cristo Jesús, a los que  han sido llamados a ser santos.

Y aquí surge una pregunta: ¿si los cristianos ya han sido santificados por qué entonces están llamados a ser santos?

Y esto se puede complicar aún más cuando leemos que Pablo dice que él fue santificado desde el vientre de su mamá, es decir, desde antes de nacer y de ser cristiano.

Y la confusión puede ser mayor si leemos que sin santidad nadie verá a Dios. Y que sólo seremos verdaderamente santos, perfectos, cuando estemos ante la presencia de Dios.

Para desenredar la madeja primeramente entendamos que según la Biblia ser santo quiere decir ser apartado, separado, consagrado.

Que los santos no son difuntos, sino personas vivas de carne y hueso que han sido dedicadas a Dios. Por ello es que cuando habla de los santos se refiere a los cristianos miembros de la iglesia.

Lo segundo a tener presente es que hay cuatro tipos de santidad:

La primera es la de pre conversión, que se refiere a lo que era antes de profesar la fe cristiana, cuando Dios ya me había apartado para Él.

La segunda es la posicional, que se refiere a lo que soy en Cristo, cómo Dios me ve puro y perfecto a través de la persona de Jesús.

La tercera es la progresiva, que se refiere a lo que debo ser en lo moral, cómo debo madurar, mejorar cada día ante Dios y los hombres.

Y la cuarta y última es la perfecta, que se refiere a lo que seré en un futuro, cuando esté ante la presencia de Dios, cuando no exista el pecado para mí y pueda ver al Señor cara a cara.

En resumen, los cuatro tipos de santidad que tenemos en el Nuevo Pacto de la Biblia, pre conversión, posicional, progresiva y perfecta, comienzan con la letra “P”, son las cuatro “Pes” de la santidad, son las “Pe, Pe, Pe,  Pe”.

Y si los mexicanos tienen al príncipe de la canción, a José José, los cristianos tenemos el principio de la santidad, a Pepe Pepe.

Y creo que con este recurso ya nunca nos olvidaremos del tema de la santidad.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy viernes 15 de agosto de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 535. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

¡Ah no! Así no, Amnón, así no.

(2 Samuel 13:1-15).

Cuán fácilmente un chico joven y soltero puede confundir pasión con amor, deseo con dulzura, aventura con ternura y ebullición hormonal con anhelos de hogar.

Eso le pasó a un muchacho de una familia muy acaudalada, famosa y poderosa.

Él se llamaba Amnón, era hijo del rey David, y según el relato bíblico un día le confesó a su amigo Jonadab que la causa de que se viera enfermizo era porque estaba profundamente enamorado de su bellísima media hermana Tamar, una jovencita tan linda que parecía sacada de la portada de una revista.

Y él sufría el tormento de estar muy enamorado de ella y tener que llevar ese sentimiento en secreto, pues no le podía hacer nada a una chica que era virgen y que estaba muy bien cuidada por su familia.

Lamentablemente Jonadab, el amigo de Amnón, era muy astuto, no sabio, sino astuto, y le aconsejó que se fingiera enfermo e hiciera venir a Tamar con la excusa de atenderlo. Y así fue.

Cuando la joven llegó, Amnón mandó a salir de la casa a toda la servidumbre y quedándose solo con ella la violó, a pesar de todas las suplicas que ella le hiciera, e incluso, de proponerle que la pidiera en matrimonio.

Pero Amnón no pensaba en ella, sólo en él, en satisfacer su instinto animal, en calmar unas hormonas recalentadas.

Y eso que él llamaba amor después se le convirtió en un terrible odio hacia ella, más fuerte que el amor que decía tenerle.

Si su amigo Jonadab, en lugar de ser astuto hubiese sido sabio y una buena influencia para Amnón, más bien le hubiera puesto los puntos sobre las íes y le hubiera dicho:

“¡Ah no! Así no, Amnón, así no. No me vas a echar el cuentico de que eso que tú sientes por Tamar es amor, olvídate de eso.

Lo que tienes es una obsesión por la belleza de esa jovencita. Tú no la amas, tú la deseas.

Tú no piensas en lo mejor para ella, tú piensas en saciarte con ella.

Y ese sentimiento se te ha vuelto incontrolable por el hecho de ser algo secreto, prohibido, lo cual te lo presenta como una fantástica aventura.

Y como has estado encerrado, con la mente desocupada, pues no haces sino pensar en ella, soñar con ella y tener fantasías nada santas con ella.

Si tú realmente  amaras a esa joven, pensarías en cómo bendecirla, cuidarla, respetarla, ayudarla y  orarías por ella.

Vamos, vístete y sal de este encierro. Vamos a jugar fútbol.”

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy jueves 14 de agosto de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 534. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.